domingo, 18 de noviembre de 2012

Benjamin Graham, el inversor inteligente.

Muchos inversores consideran que Warren Buffett es el más grande de los inversores de América, ¿pero saben a quien le debe Buffett todo el éxito alcanzado?, Seguramente a una persona llamada Benjamín Graham, quien fuera el jefe de Warren durante muchos años. Aunque Graham no tuvo la riqueza exuberante de Buffett, tampoco se queda atrás. Durante 1929 y 1956, una época que tiene la mayor crisis económica de la era moderna y varias guerras, las inversiones de Graham crecieron cerca de 17% anualmente.

Benjamín Graham nació en Londres el 8 de mayo de 1894 en el seno de una familia judía y su padre era importador. Su familia emigró a América cuando Ben aún era chico y abrió un negocio de importación de mercancías. Este negocio no funcionó muy bien. El padre de Ben murió poco tiempo después de haber llegado a América y su madre perdió sus ahorros durante la crisis económica de 1907.
Graham, un estudiante estrella, logró ingresar en la Universidad de Columbia, y aunque se le ofreció un puesto de profesor de inglés, matemáticas y filosofía después de haberse graduado a los 20 años, Ben prefirió un puesto en Newburger, Henderson y Loeb, una firma de Wall Street. Tiempo después, su inteligencia natural salió a relucir cuando empezó a efectuar análisis financiero para la firma donde trabajaba y luego se convirtió en socio de la misma. En muy poco tiempo empezó a ganar cerca de $500.000 dólares al año, una suma enorme para su tiempo y nada mal para un joven de 25 años.
En 1926, Graham formo una sociedad de inversión con otro comisionista llamado Jerome Newman.


Al mismo tiempo empezó a dictar cátedras nocturnas en la Universidad de Columbia, una relación que continuaría hasta su retiro en 1956.
La crisis de 1929 por poco elimina la fortuna de Graham, pero la sociedad de inversión sobrevivió gracias a la ayuda de amigos y la venta de gran parte de los activos personales de los socios. En un momento dado, la esposa de Graham se vio obligada a trabajar nuevamente como profesora de danza. Graham pronto se recupero de esta crisis y de allí muchas lecciones que pronto compartiría con muchos otros inversores a través de sus libros.

En 1934, Benjamín Graham junto con David Dodd, otro académico de Columbia, publicaron el libro clásico Security Analysis el cual nunca a dejado de imprimirse. A pesar del crash bursátil, el libro proponía que era posible ser exitoso invirtiendo en acciones siempre y cuando se aplicaran ciertos principios básicos. Graham y Dodd introdujeron el término de “valor intrínseco” y como aprovecharse de acciones que estaban infravaloradas o por debajo este valor. Esto se logra examinado detalladamente la información financiera de la empresa y los principales indicadores que se derivan de ellos: la relación precio/ganancia, la relación deuda capital, los activos corrientes netos, el valor en libros, el crecimiento de los ingresos y el crecimiento de los dividendos. Graham buscaba efectuar un análisis objetivo basado en números y no en cosas subjetivas como el desempeño de la gerencia, la marca o nuevos productos.

En este libro Graham diferencia entre inversión y especulación. Una inversión es aquellas que se efectúa después de un análisis detallado y riguroso, y que promete la seguridad de conservar el capital y obtener una ganancia satisfactoria. Las operaciones que no cumplan con estos criterios son especulativas. También consideraba que al comprar una acción, el inversor no debería preocuparse de las oscilaciones del precio en el corto plazo, ya que en largo plazo el precio debería reflejar el precio justo de la compañía. Para Graham un inversor nunca estaba en lo correcto o estaba equivocado solo porque otros estuvieran de acuerdo con el o no; estaba en lo correcto solo porque sus propios análisis estaban bien.

La sociedad entre Graham y Newman continuo hasta 1956 y nunca perdieron un solo dólar de sus inversores, es más su retorno anual fue de 17%. Graham continuó como socio mientras escribía y dictaba cátedra en Columbia, hasta que en 1956 se retiró definitivamente de la universidad. Warren Buffett fue alumno de Graham en la Universidad de Columbia e incluso llegó a pedirle trabajo en su firma de inversión. Graham no lo acepto, pero Buffet fue insistente hasta que logró obtener el puesto. Este fue el impulso inicial que necesitaba Buffet y nunca a negado todo lo que aprendió de Graham.
Es interesante anotar que una de las inversiones de Graham y Newman era GEICO, la cual fue una de las primeras adquisiciones de la firma de Buffet, Berkshire Hathaway y que aún hoy en día sigue siendo el motor del emporio de Warren Buffet. Graham compro GEICO en 1948, como una firma privada que no tranzaba en bolsa, y para sorpresa descubrió que una regulación decía que una firma de inversión no podía ser dueña de una compañía de seguros. Por lo tanto, Graham y Newman decidieron sacar a bolsa la compañía y repartir las acciones entre sus inversores.

En 1949 Graham escribió The Intelligent Investor, al igual que sus otros libros este nunca ha dejado de imprimirse, considerada la biblia de los inversores defensivos o de valor. Esta clase de inversores buscan acciones que estén infravaloradas, las compran y esperan pacientemente a que alcance su valor justo. Se diferencian de los inversores de crecimiento, lo cuales son más agresivos y compran empresas que están en expansión, especialmente si sus productos son altamente demandados. Prefieren compran un dólar por cincuenta centavos y no comprar un dólar esperando que se convierta en dos. Ambas clases de inversores tienen sus méritos y Warren Buffet combina ambos.
Benjamín Graham murió el 21 de septiembre de 1976, con la reputación de ser el padre del análisis accionario.

Fuente: www.finanzasydinero.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...